Copyright 2017 - Salud Deporte y Bienestar
ukbinaryoptions.netFinpari Promo Code

Finalmente tu has hecho contigo mismo el compromiso de ponerte en forma o tal vez de llevar tu condición física al siguiente nivel, ansioso o ansiosa por empezar a ver los resultados, saltas a tus nuevos planes de rutina, primero que todo, y el siguiente momento que vives y que sientes es un dolor, ya que una lesión de entrenamiento se ha producido y lo cual descarrila tus planes de entrenamiento saludable.

La opinión de los expertos de medicina de rehabilitación deportiva y de enfermedades conjuntas es de que a veces es cuestión de hacer la actividad correcta demasiado o demasiado a menudo y a veces es una cuestión de elegir la actividad incorrecta para su tipo de cuerpo particular o condicionamiento físico.

Hay algunas efectivas maneras o pasos muy simples que se pueden tomar para trabajar más inteligentemente  y así evitar una lesión de entrenamiento común.

 

Procura conocer tu cuerpo

Una de las mejores maneras de evitar una lesión de entrenamiento es conocer las limitaciones de tu cuerpo.

No se trata sólo de evitar ciertas actividades de acondicionamiento físico hasta que te encuentres en mejor forma, aunque eso es parte de ella, tus áreas débiles son dignas de cuidar y luego evitar el tipo de actividades que van a presionar duro en esa zona debilitada.

Por ejemplo, si tu sabes que tienes problemas de rodilla, no querrás usar una caminadora, ni correr en una rueda de ardilla, o hacer prensas de pierna, todo lo cual puede agravar una rodilla ya debilitada.

En cambio, tú querrás probar una bicicleta estacionaria o incluso una máquina elíptica, que no te causara ningún golpe en las articulaciones de la rodilla.

Del mismo modo, si tú tienes una espalda mala, debes evitar hacer estiramientos en una bola o pelota de estabilidad, si tú tienes las muñecas débiles, el levantamiento de pesas puede no ser tu deporte o entrenamiento mas apropiado y los problemas de la cadera pueden impedirte unirse a una clase de ciclismo interior.

El punto es que tienes que reconocer las áreas más débiles de tu cuerpo, y sino puedes construirlas lentamente en acondicionamiento al entrenamiento, entonces para evitar lesiones, tienes que evitar las actividades que las tensionan.

 

El sexo cuenta al momento de una lesión de entrenamiento

Estamos hablando de género, porque tanto los hombres como las mujeres tienen problemas fisiológicos específicos relacionados con el género que pueden predisponerlos para las lesiones cuando hacen tipos específicos de entrenamientos.

Esto no significa que el género determinado debe evitar ciertas actividades, pero significa tomar ciertas precauciones cuando haces ejercicio.

En general, los hombres funcionan mejor en actividades que requieren un plano rígido de movimiento, como levantamiento de pesas en un formato restringido, flexiones, máquinas Nautilus, planos de movimientos múltiples o diagonales, como Pilates, yoga, escalera escalonada, o ciclismo, actividades durante las cuales los hombres son más propensos a ser lesionados.

Las mujeres corren mayor riesgo de sufrir lesiones del ligamento cruzado anterior o del ligamento que mantiene la rodilla en su lugar, en consecuencia, las mujeres deben ejercer mayor cuidado cuando participan en actividades que requieren movimientos rápidos de giro y vueltas, como esquí, baloncesto y deportes de raqueta.

Los estudios también muestran que las mujeres son más propensas a una lesión de entrenamiento durante su ciclo menstrual, ya que las hormonas pueden aumentar la holgura de las articulaciones y hacer que la lesión más probablemente ocurra, es por eso que deben tener cuidado durante esta época del mes, porque obviamente puede ayudar a evitar lesiones.

 

Contratar un entrenador certificado

Una de las mejores maneras de evitar lesiones es tomar algunas lecciones con un entrenador certificado, esto ayudará a asegurar que tu cuerpo está en alineación adecuada mientras tu estás trabajando, lo que puede producir un largo camino hacia la protección de las lesiones por el ejercicio.

Obtener el asesoramiento de expertos también puede evitar que realices los entrenamientos incorrectos para tu tipo de cuerpo y te ayudará a moderar tus rutinas para que no hagas demasiado rápido o demasiado uso de un equipo.

Un entrenador certificado ayudará en la progresión apropiada de ejercicios, pesos y períodos de descanso, el programa adecuado permitirá que los músculos se curen correctamente, lo que a su vez te ayudara a evitar algunas de las lesiones más comunes.

Mientras que casi cualquier profesional puede darte algunos consejos vale la pena escuchar y te debes asegurar de que tu entrenador es consciente de tus parámetros personales, incluyendo tu edad.

Si tu entrenador está en sus 20 años y tú estás en tus 40, asegúrate de que él o ella tiene algún antecedente o conocimiento de los procesos degenerativos naturales del cuerpo humano, porque aunque suene increíble existe tal cosa como un entrenador que te empuja demasiado duro y que puede aumentar el riesgo de lesiones.

 

Entrena de acuerdo a tu edad

Todo comienza como un simple deseo, y es que sólo quieres hacer más ejercicio, pero de alguna manera, una especie de amnesia de fitness se hace cargo, antes de que tú lo sepas, tú te has bloqueado hacia unos años atrás o a veces décadas, desde la última vez que tú te ejercitaste.

El resultado final es que tú haces el entrenamiento demasiado rápido por demasiado tiempo con demasiada intensidad y la lesión es a menudo el resultado final.

Los hombros, están entre las partes del cuerpo en mayor riesgo cuando los viejos sueños atléticos mueren con el tiempo.

Si repites un movimiento que pone demasiada tensión en tu articulación del hombro o fuerza a los músculos para trabajar de manera desalineada, es difícil no terminar con una lesión de entrenamiento.

 

Calienta tus músculos y tómalo todo lentamente

Cualquiera que sea el tipo de actividad física que estés haciendo, es menos probable que te lesiones si calientas antes de cada sesión y lentamente construyes el ritmo de tu entrenamiento con el tiempo.

El calentamiento ayuda a los músculos a manejar el estrés, por lo que es menos probable que se lesionen, y el ritmo es sólo el sentido común para evitar lesiones.

Así que si, por ejemplo, eres nuevo en el entrenamiento con pesas, empieza con pesas que puedes levantar para 8  a 12 repeticiones y no más de tres series, cuando eso sea fácil de realizar, aumenta el peso en sólo 2% en tu próxima sesión.

 

Sobre estimar tu fuerza llevará a una técnica inadecuada y el requerimiento de los músculos auxiliares, lo que traducido significa un mayor riesgo de lesiones. recuerda la hidratación de tus musculos.

Puedes encontrarnos en:

f t g